CÓMO MEJORAR LA FLACIDEZ DEL CUERPO

CÓMO MEJORAR LA FLACIDEZ DEL CUERPO

Cómo combatir la flacidez corporal

No sé vosotras, pero creo que a muchas nos resulta desesperante cuando notamos cierta flacidez, normalmente a partir de los 35 años más o menos, en ciertas partes de nuestro cuerpo.

El embarazo, las dietas ‘milagro’, la falta de hidratación, una mala alimentación o la propia edad, nos acaban pasando factura produciendo una pérdida de firmeza en la piel que no es nada estética.

Primero, vamos a entender por qué ocurre y así poder saber cuáles son los medios con los que contamos para combatir la flacidez.

Las 5 Causas más comunes de la flacidez  

  1. Embarazo
  2. Obesidad y sobrepeso
  3. Cambios bruscos de peso
  4. Mala alimentación
  5. Edad

¡Tomad nota! La mala alimentación es una de las causas principales de la flacidez, especialmente las dietas que nos hacen perder de peso rápidamente. Estas dietas “milagro” en realidad nos hacen perder agua y masa muscular, y el peso perdido, se gana en agua y grasa, lo que provoca flacidez. Estas dietas someten a nuestro cuerpo a un envejecimiento innecesario de piel y músculos, que pierden nutrientes y elasticidad.

Es decir, olvidaros de estas dietas que solo hacen sufrir a tu cuerpo, debemos comer de un modo lo más sano y equilibrado posible ¡Pon mucha verdura y fruta cruda en tu vida! Además, notarás tu piel en poco tiempo mucho más bonita, nutrida, jugosa, y luminosa.

¿Cómo es el proceso de la aparición de la flacidez?

  1. Primero se suele producir una acumulación de grasa que termina provocando un relajamiento del tono de la piel del cuerpo. El tiempo importa, y mucho. Cuanto antes reduzcamos y eliminemos la grasa sobrante, menor será la flacidez que se produzca.
  2. Ese exceso de grasa origina un reblandecimiento cutáneo. Tiene recuperación  si se efectúan tratamientos adecuados con masajes y aplicación de cremas que  aporten a la piel elasticidad.
  3. Si no se toman las medidas en los dos pasos anteriores la flacidez comienza  a ganar la batalla en este punto, ya que no solamente se relaja la piel, también  los tejidos y fibras musculares por lo que la piel aumenta de tamaño con una  ligera flacidez.

La flacidez aparece en diferentes zonas

Las zonas más frecuentes donde se localiza son los muslos, especialmente en su cara interna, el abdomen ¡ay, esa barriguilla!, el trasero y por supuesto, los brazos. Esas “alas de murciélago” que nos dan pavor a todas.

  • Pecho

    Al carecer de sostén natural porque los músculos pectorales pasan por  debajo del pecho, es una de las zonas que más fácilmente presenta flacidez a  edades tempranas. Las causas son la falta de tonificación cutánea, el tamaño de los senos, la dureza de la mama,  adelgazar de forma rápida, embarazos sucesivos , lactancias…

  • Vientre

    Zona que más fácilmente presenta flacidez, debido a los sucesivos cambios de peso y llevar una nutrición  inapropiada. La flacidez en esta zona se acentúa si, además, hay falta de  ejercicio y una vida sedentaria.

  • Cara interior de los muslos

    Esta zona se reblandece fácilmente y precisa de ejercicios específicos. El adelgazar en esta parte se acusa con un reblandecimiento y ligero alcochamiento, síntomas evidentes del  posterior relajamiento muscular. La acumulación de líquidos en esta zona del cuerpo, acentúa este proceso, es importante estimular el sistema linfático para evitarlo. Es una  zona de fácil recuperación si hay constancia en los ejercicios y en los  tratamientos, como el masaje celulítico, drenante y tonificante.

  • Cara interior de los brazos

    Esta zona es la señal de alarma de que existe  una flacidez generalizada por todo el cuerpo, y es que son los brazos uno de los  últimos puntos donde aparece la flacidez. No es una zona fácil de recuperar, es  adecuado seguir un plan de ejercicios intensos y tratamientos  fortalecedores.

  • Nalgas

    Zona conflictiva y amenazada por la flacidez, especialmente cuando se realizan trabajos en los se está muchas horas sentado en una silla. En este caso, los glúteos, músculos que  sostienen las nalgas no realizan ningún ejercicio para endurecerse. Es la zona más sencilla de tratar, simplemente  con caminar se favorece la zona, sobre todo con un sencillo truco, apretar los glúteos mientras se camina a buen ritmo. Si además, puedes meter la tripa hacía dentro, también notarás la mejoría en la zona abdominal. Las sentadillas y otros ejercicios específicos también son de gran ayuda, así como los tratamientos con cremas y masajes.

Tu plan contra la flacidez

El ejercicio va a ser imprescindible para reafirmar la piel flácida.

Para ello, te aconsejamos que sigas los consejos de un entrenador que te asesore de cuáles son los más indicados para conseguir tu objetivo.

Con ello conseguirás que tus músculos sean más grandes y firmes, por lo tanto; tu piel estará más tersa en la zona trabajada. Procura alternar ejercicios tonificadores con otros cardiovasculares o prueba a ‘juntar’ los dos con rutinas ‘mixtas’ como el Body Pump o Zumba, que además puede ser muy divertido.

El automasaje tonificante, tu gran aliado

Tonifica las piernas en casa con un masaje diario, puedes usar aceites esenciales para estimular la piel. El masaje es una ayuda extra que además nos viene muy bien para desconectar de la rutina diaria.

Cómo:  Pequeñas palmaditas suaves y rítmicas, con la mano en posición vertical, que estimularán tus músculos sin dañarlos (brazos y piernas) 

Masaje profesional, en casa

También puedes utilizar el aparato liporeductor Glo910, cuyo cabezal Cellu-Detox realiza este movimiento a la perfección. Glo910, te permitirá realizar el masaje con la máxima eficacia y sin cansarte, en menos tiempo. Te ayudará a ser constante en tu tratamiento.

El masaje en las piernas que produce Glo910 es muy profundo, por lo que estimula el torrente sanguíneo y linfático, al mismo tiempo que los músculos.

El innovador cabezal de espuma Soft-Massage tiene grandes beneficios para el tratamiento de la flacidez. Los expertos nos recomiendan:

 

“El cabezal de espumas es perfecto para las piernas, especialmente si se sufre de varices, piernas cansadas o pesadas. Para la cara, puede utilizarse 1 o 2 veces por semana, para realizar una exfoliación y relajar los músculos faciales, a la vez que se drenan los líquidos del rostro, que a veces producen bolsas e hinchazón»

Itziar Fernández, Médico de la clínica Kursal
 

Además,

  • Beber suficiente agua es fundamental.

    Hay que beber regularmente para depurar nuestro cuerpo y tenerlo hidratado.

  • La hidroterapia

    La ducha puede ser un momento muy importante. Acóstumbrate a acabar con agua fría para favorecer la circulación y tonificar la piel.

  • La alimentación es un tratamiento clave para acabar con la flacidez.

Para alimentarte correctamente, tu dieta debe ser:

  1. Equilibrada en su contenido de hidratos de carbono, proteínas y grasas.
  2. Hidratante, con líquidos drenantes, para evitar la retención de líquidos y celulitis.
  3. Saciante, para ser compatible con el fuerte ejercicio físico diario necesario en un tratamiento para la flacidez.
  4. Rica en precursores hormonales naturales, proteínas, vitaminas y oligoelementos que ayudarán a dar la piel un aspecto joven.
  5. Sin alcohol, sin conservantes ni aditivos que deshidratan y envejecen la piel.

Tan fácil de decir y tan difícil de hacer. Evitar los alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono es la clave del éxito. El cuerpo sintetiza toda la energía ‘sobrante’ en grasa, por lo que toda cantidad ‘extra’ irá a engrosar tus ‘michelines’… Añade pescado, pollo, pavo, huevos, frutas, hortalizas (no patatas) y vegetales a tu dieta y nota el cambio.

  • Cremas, lociones, geles y/o tónicos reafirmantes.

Son una ayudita ‘extra’ pero por si solos, no sirven de nada. Úsalos después del ejercicio, tras el masaje y tras la ducha o antes de dormir y notarás mejor sus efectos.

Se saben las causas, su proceso de aparición, las zonas por donde aparecen y  los tratamientos que se pueden aplicar, ahora solamente falta ponerse en acción.


评论

请注意,评论需要先审核才能发表


订阅我们的时事资讯,您将了解所有消息和折扣。