CÓMO MANTENER TU PESO SIN ENGORDAR

CÓMO MANTENER TU PESO SIN ENGORDAR

Evita falsos consejos, y aprende unas normas para mantenerte delgada sin mucho esfuerzo.

Según los expertos, una dieta sana  es la clave para perder peso y mantenerlo a largo plazo, comer de todo en pocas cantidades. La realidad, es que son pocas las personas que son capaces de mantener su peso tras una dieta, pero siguiendo unos sencillos trucos se puede conseguir.

No sé si sabías que darte un homenaje un día no arruina tu silueta tanto como incurrir en malas costumbres alimenticias…. es más importante aprender cómo alimentarse bien a diario, y no preocuparse tanto por las comidas navideñas.

Vamos a repasar los trucos más infalibles y fáciles, que te harán olvidarte de la dieta permanente.

1. No te saltes ninguna comida 

El cuerpo está programado para sobrevivir a  periodos de hambre ¡es muy sabio! Si te saltas una comida, el cuerpo activa el modo «ahorro de energía», ralentizando el metabolismo.

Solución: Come algo cada 3-4 horas.

2. Acabar un mal día con un atracón

Cuando estás de los nervios, necesitas conseguir energía de forma rápida, por lo que te apetece comer alimentos muy ricos en azúcares y grasas (patatas fritas, dulces, galletas…) Tras comerlos te sientes bien, pero la felicidad es corta. Y toda la energía que no hayas quemado en ese tiempo se va al michelín, convirtiendose  en grasas localizadas y rebeldes, que luego cuesta tanto quietarse de encima.

Descubre más sobre por qué el estrés engorda

Solución: Cuando el estrés te genere ganas de comer, come frutas y verduras.

3. Engañarte con las calorías que comes y gastas

Bueno, es cierto que no se puede achacar a la falta de actividad física el aumento del tejido adiposo, pues en la mayoría de las ocasiones este aumento es el reflejo de una ingesta desmesurada de calorías en comparación con el gasto. Y, sí, los excesos nos engordan a todos, aunque con límites diferentes.

Normalmente solemos pensar que quemamos más energía de la que realmente gastamos, y por otro lado, infravalorarmos las calorías de algunos alimentos que comemos. Y no vale decir, como no me he comido hoy un filete, me puedo comer una palmera de chocolate ¡ni en broma! las calorías y tipo de grasa no tiene nada que ver, ni como las absorbe nuestro organismo.

Solución: No te engañes, se realista.

4. No planificar

No cocinar, no planificar las comidas, ir sobre la marcha… no acaba bien, y no hay excusa que valga. Acabas haciendo algo rápido, tirando de precocinado o incluso de restaurante, y eso acaba por dejar huella en nuestro cuerpo.

Solución: Intenta hacer la compra teniendo presente los menús de toda la semana.

5. No beber lo suficiente 

Solemos olvidamos de beber lo suficiente, y el organismo necesita líquidos para hidratarse por dentro  y por fuera. La falta de hidratación, reseca la piel, pero además, ralentiza el tránsito intestinal.

Aunque mucha gente crea que es al revés, beber poco provoca que el organismo retenga líquidos para no deshidratarse y dificulta la circulación sanguínea y linfática. 

Solución: bebe 2 litros de agua al día (son solo 8 vasos)

6. Pasar mucho tiempo sentada

La vida sedentaria es la causa de muchos problemas de salud y de belleza. Es obvio, si no nos movemos, no gastamos energía. Si no quemamos las calorías ingeridas con la alimentación, éstas se transformarán en grasa corporal. Además, estar mucho tiempo sentada o de pie provoca la retención de líquido en las piernas, desencadenando en muchas ocasiones el proceso celulítico.

Solución: practica algo de ejercicio, además de quemar calorías, elevar el metabolismo y te hará sentirte mejor. Camina, nada, sube escaleras, usa la bici… no es tan complicado.

7. Dormir poco

Está demostrado científicamente que no dormir lo suficiente engorda, o lo que es lo mismo ¡¡dormir adelgaza!! Esto es fácil, hasta para las más perezosas.

Con un descanso insuficiente, los adipocitos (células grasas que hay bajo la piel) pierden hasta un 30 por cien de su sensibilidad a la insulina. Cuando esto sucede, la acción antilipolítica de la insulina deja de efectuarse.

Además aumenta la sensación de hambre y la preferencia por alimentos ricos en carbohidratos.

Solución: duerme 8 horas al día, tiene que ser sueño reparador, es decir, nocturno.

9. Evita el picoteo

Elimina de tu alcance la bollería, dulces, helados, chocolatinas, snacks salados (especialmente las patatas fritas), chucherias, etc. En general, están llenos de grasas trans, exceso de sal o de azúcar.

Solución: Ve a hacer la compra sin hambre, para evitar la tentación de comprar este tipo de comida. No tenerlos al alcance de la mano te ayudará.

9. Evita el picoteo

Elimina de tu alcance la bollería, dulces, helados, chocolatinas, snacks salados (especialmente las patatas fritas), chucherias, etc. En general, están llenos de grasas trans, exceso de sal o de azúcar.

Solución: Ve a hacer la compra sin hambre, para evitar la tentación de comprar este tipo de comida. No tenerlos al alcance de la mano te ayudará.

10. Qué elegir en un restaurante

En un restaurante nos encontramos con algunos puntos que si los hacemos frecuentemente, nos pasaran factura:

  • Es muy difícil no comerse el pan antes casi de empezar a comer, es mejor no tenerlo a mano.
  • Evita el vino, la cerveza, las bebidas con gas, zumos con azúcar… Pide siempre agua natural sin gas.
  • El postre tras la comida, incluso si es fruta, engorda. Evita el postre. Si es un fruta, puedes comerla para merendar.
  • Normalmente, las cantidades y las calorías de un primer y segundo plato suelen ser mayores a lo que necesitamos.

Lo mejor es empezar con una ensalada, y luego un pescado o filete a plancha o al horno…. O combinar dos primeros platos, ensalada y unas legumbres, por ejemplo. Ten cuidado con las ensaladas, a veces no es fácil saber qué ingredientes van a usar, como la ensalada César, ya que algunos aderezos pueden tener muchas calorías.

11. ELIMINAR TOXINAS

Es tan sencillo como tomar más frutas y verduras y menos azúcares y grasas industriales. Cualquier mejora de hábitos en este sentido va a provocar una desintoxicación de tu organismo, que no quiere decir bajar de peso necesariamente. Eso sí, cualquier dieta sana que provoque una bajada de peso corporal a largo plazo será detox.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados


Suscríbete a nuestro newsletter y estarás al tanto de todas las novedades y descuentos.